Como Quitar los Granos Internos

Como Quitar los Granos internos
Tips para Quitar los Granos Internos
Califica con 5

Estamos seguros que en algún momento has despertado y cuando te miras al espejo, has encontrado un punto rojizo que arruina totalmente tus ganas de un dia nuevo y pleno. Esos puntos rojizos que no poseen un centro blanco que indique la presencia de pus, son los granos internos, también conocidos como pápulas: estas variaciones del acné se trata de una inflamación dolorosa que nace debajo de nuestra piel y posee mucha más dificultad para poder eliminarla, ya que no es posible extirparla.

Su tratamiento es difícil, sin embargo, no imposible y aquí te enseñaremos cómo eliminar los granos internos.

7 tips para Eliminar los Granos Internos

  1. Debemos tener en cuenta que las pápulas son una variación de acné que no posee indicativo de pus en el interior. Son inflamaciones subcutáneas que tienden a formar un punto rojizo en la capa exterior, causando dolor y originadas por producción de grasa excesiva en nuestra piel, ello finalmente obstruye los poros de nuestra piel.

No debemos intentar extirpar el grano con las manos, como usualmente hacemos con el acné normal y corriente. Los granos internos no cederán de esta forma y por si no fuera poco, causaremos una infección y posibles cicatrices en nuestra piel. Por ello, el primer paso para eliminarlos es no tocarlos y consecuentemente, evitar en la medida de lo posible el presionarlos.

Como quitar el acne Rápidamente  ==> CLICK AQUÍ<==

Recordamos que ante cualquier adversidad de grado severo con los granos internos, es urgente acudir al profesional de la salud pertinente y cumplir con el tratamiento que nos de.

  1. El cuidado profiláctico forma parte primordial de todas las cosas en la vida y nuestro cuerpo no está exento de ello. Para prevenir y eliminar los granos internos, es importante que mantengamos una higiene y limpieza óptima en nuestra piel, además, así estaremos garantizando que no se vuelva un caso severo gracias a las bacterias y sebo. Recomendamos comprar una crema limpiadora antibacteriana, también, de ser posible, que ayude a nuestra piel a regular la producción de grasa. No debes meter en tu carrito de compras esos jabones que puedan tener sustancias poco amigables con la piel.

Habiendo comprado la crema pertinente, debemos asegurarnos de mantener la zona aseada en cada momento del día. Lo mejor es dedicar 3 momentos del día al aseo de nuestro rostro: en la mañana, al medio día y en la noche. Recuerda que debes lavar tu cara con mucho cuidado y estando alerta de que no quede jabón seco en el rostro, por lo que recomendamos que utilices agua tibia abundante cuando vayas a enjuagar el rostro, pues el agua caliente puede causar tendencia a resecar la piel. Cuando completes el lavado, tendrás que secar la zona con una toalla limpia.

Si notas que el lavado con el jabón anteriormente comprado no funciona, recomendamos el uso de un limpiador que contenga ácido glicólico o salicílico; estas dos sustancias actuarán como un exfoliante natural perfecto para la piel, además de poseer propiedades regenerativas que ayudarán a la cicatrización y son ricas en colágeno, lo que aportará una frescura y un aspecto terso a la piel.

  1. Habiendo limpiado la zona afectada, siempre es buena idea aplicar una crema que ayude a su eliminación de la forma más rápida posible. Podremos encontrar en las tiendas farmacéuticas un sinfín de variedades de productos que prometerán aliviar nuestros problemas tales como la obstrucción de los poros y la eliminación de las células muertas residuales de la noche. Todos estos productos por lo general suelen estar compuestos por ácido retinoico, AHA o peróxido de benzolio: estos últimos te podrán ayudar a aliviar el enrojecimiento de la piel, calmar la hipersensibilidad, ayudarán a eliminar las manchas sobre la piel y además la nutrirán y eliminarán el exceso de grasa.

Debemos aplicar una cantidad generosa en la zona afectada con extrema suavidad cuando hayamos completado la limpieza de la piel, es recomendable repetir este paso unas tres veces al día.

  1. El agua caliente usada de la manera correcta puede ser un buen aliado para la eliminación de los granos internos, para aprovecharla al máximo podemos tomar una tela o gasa y sumergirlo en agua caliente para posteriormente aplicarla en la zona que deseemos combatir los granos internos. Esperaremos 5 minutos después de colocada la toalla para que el agua caliente haya combatido la infección y favorecido tanto en la drenación del pus como en la eliminación en sí del grano. No hay problema en repetir este paso en el día cuantas veces como queramos.
  2. Como hemos comentado anteriormente, mantener la piel exfoliada constantemente es una de las cosas más importantes para combatir a los granos internos, ya que esto garantizará la desobstrucción de los poros y la remoción de células muertas que puedan quedar del día anterior e irse acumulando. Debemos cuidar de no aplicar mucha fuerza cuando estemos realizando la exfoliación y previamente humedecer la piel, ello ayudará a no maltratarla.

Para evitar hacer un daño excesivo a la piel, recomendamos el uso de un exfoliante recomendado por tu dermatólogo o uno que sea totalmente natural, seguro ésta mascarilla de miel y avena te ayudará en tu propósito: con 2 cucharadas de avena y una cucharadita de miel, debemos mezclar ambos ingredientes hasta conseguir una pasta homogénea y posteriormente aplicarla en nuestro rostro que debemos haber humedecido con anterioridad, cuando hayan transcurrido 20 minutos la retiramos con abundante agua tibia; la miel es un anti oxidante natural, además de ayudar a la regulación de la producción de sebo en nuestra piel y la avena es un exfoliante por excelencia, además de aportar frescura a nuestro rostro.

  1. En la naturaleza podremos encontrar una variedad infinita de productos beneficiosos para nuestra piel que podemos aprovechar en la realización de mascarillas caseras, estas sin duda aportarán un efecto positivo en nuestro cutis y podrán ayudarnos a combatir de manera profiláctica y directa los granos internos.
  • La mascarilla de fresas: con 5 fresas, las colocaremos en un mortero y las aplastaremos hasta conseguir una apariencia similar a una pulpa, a esto le agregaremos una cucharada de miel y aplicaremos la mascarilla en nuestra piel, dejándola actuar 25 minutos, así aseguraremos un efecto pleno. Cuando haya acabado el tiempo, la retiraremos aplicando abundante agua tibia y movimientos circulares suaves.
  • La mascarilla de aloe vera: con 150 gramos de savia de aloe vera y una cucharada de yogurt, realizaremos una mezcla homogénea asegurándonos de unirla muy bien, una vez realizada la mascarilla procedemos a aplicarla sobre la zona afectada durante 20 minutos y posteriormente enjuagaremos con abundante agua tibia y movimientos circulares suaves.
  • La mascarilla de arcilla verde: en un bol colocaremos dos cucharadas de arcilla verde en polvo, en conjunto de cuatro cucharadas de agua y mezclaremos bien hasta conseguir una pasta homogénea. Aplicaremos la mascarilla sobre nuestra piel y en 25 minutos, una vez se haya secado la mascarilla en nuestra piel, la retiraremos con abundante agua tibia.

7. De seguro has escuchado el dicho que reza: ‘somos lo que comemos’. No existe nada más cercano a la verdad, la alimentación define nuestra salud, en especial cuando hablamos de los granos. Mantener una alimentación correcta con frutas y vegetales, además de un consumo óptimo de alimentos enriquecidos con omega 3 y 6, zinc y vitaminas A y B, estaremos combatiendo de manera efectiva los granos internos además de cuidar nuestro cuerpo en general.

Conoce el Secreto que me Curó por Completo del Acné

Haz Click Aquí y Descargalo YA!”